ANTONIO ROMÁN CASAS.

Me llevo mis llaves fuera de España. La universidad iba a ser la llave que abriría puertas. El inglés abriría otras cuantas y el máster alguna más. Todos nos pusimos las pilas para tener un llavero bien completo, ¿ahora qué hacemos con él?

Identificarse con un preparado es identificarse con dos situaciones confrontadas. Por una parte, la más satisfactoria, sabes que has empleado la mayor parte de tu vida, 21 años de 25 en mi caso, a prepararte. Por otra, la más frustrante, sientes que el camino que elegiste no conduce a aquel final próspero que te aseguraban y que te aventuraste a asimilar como cierto. Cuando las expectativas no se cumplen suele aparecer la frustración, por ello que cuando no se planifican, tanto los éxitos como los fracasos toman un color más llamativo. La crisis es de un color fluorescente.

Ninguno de mis compañeros de la Universidad de Salamanca, de la de Londres o de la de Barcelona esperaba encontrarse las puertas cerradas al terminar su licenciatura. De hecho la universidad iba a ser la llave que abriría algunas de esas puertas. El inglés abriría otras cuantas y el máster alguna más. Todos nos pusimos las pilas para tener un llavero bien completo. Y del mismo modo que al albañil le embargan su casa, le tiran su puerta y le construyen una de ladrillo, todas esas puertas cuyas llaves nos esforzábamos en conseguir desaparecen y se convierten en muros. Parece que nuestras llaves ya no sirven. ¡Toma expectativas! ¡Toma preparación! Eso sí, el llavero ahí queda.
Becas, divino tesoro. Otra llave. Trabajar más y cobrar menos era una buena manera de empezar y aprender, pero no se puede estar empezando indefinidamente, aunque sí aprendiendo. Al hilo de esto, de aprender, la semana pasada leía un artículo acerca de la sobreformación de los licenciados españoles, este artículo venía a decir que los universitarios españoles que trabajan tienen una formación muy superior a la necesaria para el puesto que desempeñan. ¿Son las becas una buena manera de empezar y aprender una vez que has acabado tus estudios? ¿Nos están tomando el pelo señores/as?
Mi caso: extremeño de Salvaleón (Badajoz) diplomado en Gestión y Administración Pública y licenciado en Ciencias Políticas y de la Administración por la Universidad de Salamanca después de una beca Erasmus en Londres y una Séneca en Barcelona, castellano, inglés y catalán. Cursos de inglés y alemán en el extranjero. Camarero, comercial y becario. Actualmente becario buscando más becas, al menos te aseguras que algo cobrarás. Pensando en emigrar, en seguir preparándome pero en ningún caso en pararme. Me llevaré mi llavero.

Elpais.com

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Olé! Así se escribe! Si es que vales un montón!!!!!!!!!!!!!!

Entradas populares