Remigio Vela Navarrete (Salvaleón, Badajoz, septiembre de 1937)

Remigio Vela Navarrete (Salvaleón, Badajoz, septiembre de 1937) ha pasado esta semana unas horas en Cáceres para intervenir en el curso 'El legado sefardi: juderías cacereñas', donde habló sobre 'Medicina y médicos judíos y judeoconversos'. Catedrático de Urología de la Universidad Autónoma y emérito de la Fundación Jiménez Díaz, donde fue Jefe del Servicio de Urología y Unidad de Trasplante Renal, su tesis doctoral sobre 'Mecanismo del rechazo del homoinjerto renal', publicada en 1965, fue la primera tesis doctoral leída en España sobre el tema. Remigio Vela Navarrete ha sido también secretario de la Asociación Española de Urología, director de la Oficina de Estrategia y Planificación de la Asociación Europea de Urología y es miembro de la Academia Europea de Urología. Alumno de Carlos Jiménez Díaz y especializado en Urología con el doctor Luis Cifuentes Delatte, este pionero extremeño tiene la primera patente internacional de un modelo de riñón artificial implantable y sobre la importancia de su labor investigadora baste decir que además de los cinco libros publicados sobre la especialidad, una enfermedad quístico renal y un procedimiento diagnóstico son designados científicamente con su nombre.
Casado con Jacqueline Marionnet, fallecida recientemente, y padre de tres hijos y seis nietos, evoca la figura de su mujer «de la que estaba completamente enamorado» y que pertenecía, explica, a una ilustre familia francesa con destacadas aportaciones en el campo de las investigaciones agrarias.
Defensor de un modelo de medicina humanista, Vela Navarrete es capaz de explayarse con precisión y rigor para argumentar los peligros que supone convertir al médico en una especie de funcionario encargado de introducir datos en un ordenador en detrimento del contacto con los enfermos o de argumentar por qué la reforma Obama encuentra tantas resistencias en Estados Unidos: porque convierte a los médicos en funcionarios, «y eso en medicina es horrible».
Este hombre que lleva el mismo nombre que su abuelo, no recuerda la matrícula de su primer coche, pero sí el modelo: un Renault 4-L y también recuerda con precisión dónde obtuvo su primer sueldo: como alférez médico en las milicias universitarias, en el Ministerio del Ejército, en Madrid. Perteneciente a la primera generación que hizo el MIR en España, «trabajaba de 8 de la mañana a 8 de la tarde, allí no había límites y creo que ganaba mil pesetas al mes, lo suficiente para no depender ya de la familia».

Comentarios

Entradas populares